El Rincón de Guillem “El camino de la desgracia”

Al arribar al Coll d’Ares en el Pirineo oriental, siempre me parece un lugar solitario. Una frontera abandonada, extraña  e incluso con un cierto olor a desgracia. Uno se planta ahí en medio del abismo que supone un cambio de país y le cuesta pensar  que un paso hacia adelante supone también,  cambio de cobertura.

Había pasado por allí unas diez veces en mi vida, normalmente parando un momento, para contemplar Francia y el Pirineo oriental que se divisa desde lo alto. Pero esta vez me apetecía correr por la zona, y cuál fue mi sorpresa al encontrarme un camino llamado “El camí de la retirada”.

No me llamó mucho la atención, puesto que atando cabos pude entender qué significaba y emprendí mi marcha penosa (cada día menos), al trote y andando hacía la zona occidental de la frontera, resiguiendo un camino que marca una vallaUnknown-1 fronteriza, como las de antaño, con paisajes verdes y húmedos de lluvias continuas, en la que en cualquier momento podrías pensar que es el escenario de una película, y que Steve McQueen saldrá de entre los prados con una moto.

Al llegar al coche, después de mil anécdotas, locuras de pájaras, lluvias demoníacas y una piedra que cayó como puños de gigante, cosa que iba a escribir al llegar a casa para darle vidilla al rincón, se me ocurre ni más ni menos que consultar que es eso del Camino de la retirada.

Pues es una infamia histórica. Un camino donde murieron familias. Familias que huían de la guerra. Que llegaban a la frontera y en vez de acogerlos se les separaba. Se les acribillaba a balazos desde aviones por el camino. Morían de frío, hambre, sed. Para llegar a lo que creían su única esperanza, que al final era una barrera cerrada y más terror.

No pude más que salir y mirar alrededor, estremecerme, sentir angustia. Por ahí por donde había disfrutado, la desgracia fue infinita. El paisaje cambió, como cambian las personas durante su vida, y se quedará así durante mucho tiempo.

Podéis seguir a Guillem en Twitter y Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.