Entrenar la calma

Captura de pantalla 2017-11-25 a las 13.23.52

Si algo me ha enseñado el deporte, concretamente el que llevo practicando estos últimos años de larga distancia, es a mantener la calma.

Solemos ir pasados de ritmo desde que abrimos los ojos para acudir a nuestra rutina diaria y para colmo, nos planteamos ciertos retos personales usando lo que era un hobby como es el deporte. Lo que se traduce en una “obligación” más a lo largo de la semana.

Calma, a día de hoy se paga un alto precio por ella y se valora o no, como es el caso de la gran mayoría de atletas empecinados en sus marcas, entrenamientos de calidad, fuerza, mostrar sus logros al resto del mundo a través de las RRSS y mucho más (yo lo hago). Pero no debemos olvidarnos de la calma.

Calmarse, relajarse y dedicar 10′ antes y después de nuestras sesiones de entrenamiento  aplicarán un plus de calidad a esa rutina impuesta por nosotros mismos. El nerviosismo y estrés no hace nada más que apagarnos, mermarnos y crear un ambiente negativo llegando a crear incluso lesiones. No todo es entrenar a golpe de zapatilla.

¡Amigos! Calma…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *