FESTIVAL DE MONTAÑA SIERRA CAZORLA 2016 “LA CRÓNICA”

El pasado sábado 21 de mayo se disputó el Festival de Montaña Sierra Cazorla en Quesada, a los pies del Parque Natural Sierra de Cazorla. La prueba consta de dos distancias, una denominada trail corto de 23 kilómetros y 1200 metros de desnivel positivo y maratón con 42 kilómetros y 2700 m+.

Sierra-Cazorla-Manu-Hurtado-2

A las 8:15 llegamos a Quesada y tras perdernos en el pueblo nos acompañó la policía local hasta la salida de la prueba. Esto denotaba ya que el pueblo y las instituciones estaban volcadas con el buen discurrir de la prueba.

Desde las primeras horas de la mañana se notaba que el día iba a ser caluroso, ya que a las 8:30 de la mañana se estaba perfectamente en manga corta. Recogimos nuestro dorsal y la bolsa de corredor, compuesta de camiseta técnica y el tan apreciado Aceite de Oliva Virgen Extra.

Como punto a mejorar para otro años pondría en sobre aviso a los bares de la zona, ya que los dejamos sin existencia para servir desayunos.

A las 9:30, tras el discurso del Alcalde, comenzó puntualmente la prueba con un primer tramo neutralizado para salir de la zona urbana.

El trazado estaba bien señalizado con cintas blancas y rojas y amarillas y negras. En el kilómetro 15 se separaban el Maraton del Trail y claramente estaban señalizados, además de tener personal de la organización indicándolo. Para próximas ediciones no usaría las cintas amarillas y rojas, ya que en ocasiones no se veían bien desde la distancia.

Cada 5 kilómetros teniamos un avituallamiento con un personal muy atento y totalmente volcado enSierra-Cazorla-Manu-Hurtado-1 ayudar al corredor. En resumen, todo el personal, voluntarios y organización,  sse volcaron en el bienestar de los corredores. Incluso el Alcalde estuvo haciendo el recorrido en un vehículo 4×4 por la parte trasera de la carrera asegurándose del correcto funcionamiento de la prueba.

En la parte final de la carrera, cuando el  calor hizo más daño, nos encontramos en el recorrido bidones llenos de hielo con botellas de agua de 5 litros, que a más de uno le salvo la vida.  Buen detalle de la organización preocupándose por la seguridad de los corredores.

En meta, además de esperarnos el gran Chito, tuvimos la esperada foto cruzando el arco. Como servicios tuvimos duchas de agua caliente en el polideportivo y paella con bebida, además de una barra con precio muy populares.

El cronometraje corrió a cargo de la empresa Conchip y los resultados de la prueba fueron.

Crónica personal por Sergio Caballero

A las 9:30 salimos desde el centro de Quesada por un trazado neutralizado hasta salir del núcleo urbano. Nada más salir del pueblo empezamos a subir entre parcelaciones y olivos durante 5 kilómetros por la “Cuesta del Llano”, intercalando rampas bastantes duras de hormigón y tierra.

Desde el primer momento se nota que el día va a ser duro ya que la humedad y el calor son muy elevados y decidimos tomarnos la prueba con calma y con mucho respecto. En el kilómetro 5, tras ascender unos 400m+, no encontramos el primer avituallamiento líquido. A partir de ahí dejamos el olivar y entramos en una zona de pinares, lo cual se agradece bastante, aunque seguimos bajo el sol. Pasamos de pistas anchas a seguir ascendiendo por un sendero algo más técnico, que nos lleva al Cerro del Púlpito y el Cerro Frío, ganando 620m+ en ese tramo de 5 kilómetros.

Sierra-Cazorla-Manu-Hurtado-3

Seguimos reservones por el calor y al llegar al avituallamiento del kilómetro 10 paramos a rellenar agua y proseguimos sin perder excesivo tiempo. Según el perfil de las prueba los siguiente kilómetros son bastantes asequibles. Salimos a una pista de montaña y durante 5 kilómetros vamos rodando sobre un espectacular bosque, que nos proporciona sombra durante ese tramo, y nos lleva al punto de bifurcación entre las dos distancias. Estamos en el punto, kilómetro 15 y nos encontramos el primer avituallamiento sólido en el que paramos y reponemos fuerza y líquidos.

Seguimos rodando por la pista y descendemos cogiendo algunos senderos y caminos menos transitados. Seguimos corriendo bastantes tramos en sombra y eso hace que llevemos un ritmo vivo hasta el siguiente avituallamiento en el kilómetro 20.  El calor va haciendo estragos y el chocolate está líquido y los sándwich se han tostado un poco por el sol, nada mejor que un sándwich recién hecho!!!.

A partir de aquí nos queda la segunda gran subida del día, de unos 10 kilómetros. De repente cambia el paisaje y desaparece la vegetación y en ese tramo ascendemos unos 900m+ pasando por un avituallamiento a mitad de recorrido, tras una dura subida, un oasis en mitad de la subida. Comemos y reponemos  agua y seguimos andando hasta la cima. Salimos a una pista forestal y rodamos hasta el avituallamiento del kilómetro 32, que es el mismo del kilómetro 10. Aquí nos comentan que vamos de los 15 últimos y nosotros tan contentos con nuestro ritmo, jajajaja.

Quesada-Manu-Hurtado

Ya solo nos queda deshacer los primeros 10 kilómetros, pero bajo un sol y calor que están haciendo mella. En ese punto me separo de mi compañero de ruta, y con su beneplácito,  decido subir un puntito más el ritmo para bajar los 1000m- y 10 kilómetros hasta meta.  Los primeros 5 kilómetros son de disfrute, ya que son sendero estrecho y algo técnico y me lanzo como si se fuera a acabar el arroz en meta. En este tramo recupero 5 posiciones y me paro a reponer agua en el último avituallamiento. Ya solo queda la pista entre el olivar, me tomo un gel, y me pongo a rodar lo más rápido que permiten mis piernas en ese momento, esperando llegar a meta lo antes posible porque el calor empieza a ser insoportable.

Tras 6 horas y 1 minutos cruzo la meta y soy recibido por el gran Chito Speaker. Entrevista de rigor y a esperar al compañero Paco López que cruzó la meta 17 minutos después.

Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.