Psicología en el deportista lesionado

Si eres deportista, ya sea corredor, senderista, esquiador o deportes colectivos, principiante o veterano, has podido sufrir algo a lo que más tememos, la lesión. ¿Por qué temerle? Simplemente es dejar de hacer algo que nos reconforta positivamente, nos libera y nos refuerza en nuestro día a día.

Además, y aquí uno de los puntos a los que quería llegar, nos ayuda en mejorar nuestro estado de ánimo ante la rutina que nos proporciona el trabajo o la vida familiar entre otros, por tanto, si una lesión nos obliga a parar la actividad física las consecuencias psicológicas de la lesión afectarán tanto a lo físico como a lo mental.

Entre las más conocidas, el deportista tendrá las siguientes reacciones:

  • Depresión, hostilidad, fatiga.
  • Nivel de habilidad física percibida por el deportista es menor.
  • Bajo de estado de ánimo.
  • Negatividad ante perspectivas de recuperación.

Profesionales de la psicología deportiva, fisioterapeutas, médicos deportivos y el punto referencia, el entrenador (ya sabéis la fisioimportancia del mismo para el rendimiento deportivo) tienden a ser un factor indispensable desde que se lesiona el deportista, ya que comenzarían  a trabajar desde un punto vista fuera de lo físico para mejorar la perspectiva de nuestro deportista lesionado.

Ya seas deportista profesional, amateur o popular, si estás lesionado te sugiero algunas recomendaciones generales:

  • Ponerte en manos de profesionales (entrenador, fisioterapeutas, médicos deportivos…)
  • No ser autodidacta entorno a nuestra lesión, nuestra percepción tenderá a lo negativo.
  • Consensuar objetivos reales de recuperación con nuestro entrenador, fisioterapeuta, etc.
  • Poner en situación a la familia, amigos, compañeros de trabajo. Ya hemos dicho, nuestro estado de ánimo puede verse perjudicado. Un círculo social positivo nos ayudará a superar la lesión con creces, apoyo.

En conclusión, tener una mente positiva ante situaciones deportivas contradictorias, verlo como una oportunidad para reforzar aspectos negativos que realizábamos, aprender de los fallos.

Bibliografía:

  • “Efectos psicológicos de la lesión deportiva” Ramírez, A.; Alzate, R.; Lázaro, I. (2002)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.