¿QUÉ LLEVO A LA MONTAÑA PARA ENTRENAR?

2825686362_7e257c487b_z

Siendo sensatos, la montaña es un lugar libre como todos sabemos, aunque también es inseguro.

A diferencia de la práctica del correr en asfalto, donde estaremos entrenando por la ciudad y parques teniendo cierta seguridad en caso de cualquier imprevisto, la montaña se puede volver en nuestra contra si le perdemos el respeto.

¿Qué llevo a la montaña para entrenar? Pues depende de distintos factores:

  • Estación del año y meteorología.
  • Duración del entrenamiento.
  • Momento del día.
  • Control del lugar de entrenamiento.

En cualquier caso debemos tener una serie de elementos que no pueden faltar en nuestras salidas:

  • Móvil con batería cargada y aplicaciones de seguridad como Alpify.
  • Reserva alimentaria en forma de barrita o gel y agua. Recuerda que en la montaña no suelen haber fuentes.
  • Buff o tubular multifuncional. Nos puede servir de ayuda en caso de cortes u otro percance.

Normalmente la meteorología va a ser nuestro factor clave en el momento de decidir sobre que llevar o no. Para ello diferenciaremos en dos épocas del año.

Verano 

  • Gorra y gafa de sol.
  • Reserva de comida y sales, la deshidratación llama fácil a la puerta.
  • Suficiente agua y control de zonas donde repostar.
  • Crema solar apta para actividad deportiva.

Controlar horas de bajas temperaturas es la mejor elección. Además de ir siempre acompañado a ser 3473246220_97b59d317b_zposible.

Invierno 

  • Según zona montañosa , chaqueta impermeable con columna de agua 10.000 Schmerber mínimo.

En mi caso, Sierra Morena es mi zona de entrenamiento habitual. Las temperaturas no suelen ser muy bajas, de ahí que con la chaqueta impermeable sea suficiente, además de hacer de cortavientos, 2 en 1.

  • Prenda térmica. Al igual que en el apartado anterior la zona montañosa en la que nos encontremos nos hará decidirnos por una prenda u otra.

Debemos tener en cuenta que una prenda térmica de calidad debe estar entre los 150 y 300 gramos de peso. En mi caso, no suelo usarla por las temperaturas que tenemos en mi zona de entrenamiento, aunque en salidas largas en invierno y con lluvia no dudo en echarla en mi mochila, siempre separada de una bolsa de plástico de cierre hermético.

  • Buff.
  • Guantes y gorro térmico según zona y previsión meteorológica.
  • Reserva alimentaria y agua según duración del entrenamiento.3833912374_d20dd2bd37_z

Y hasta aquí mis recomendaciones sobre que material usar según el entrenamiento o tipo de sanidad que
vayamos a realizar. Si duda, podríamos incluir pantalones impermeables, mini botiquín, manta de emergencia y algo muy importante como el uso de frontal.

Todos estos casos incluye ya la previsión de nuestros entrenamiento según su duración, intensidad y control de la zona donde entrenaremos. Siempre debemos RESPETAR LA MONTAÑA, pues una simple torcedura de tobillo puede hacernos imposible llegar a nuestro punto de partida si nos encontramos solos.

¡Disfruta de la montaña!

¡Un saludo y hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *