¿Qué tiene de parecido un ultra con el confinamiento?

En un abrir y cerrar de ojos echas el pestillo de la puerta, aún no eres consciente de la situación, pero te vas a encerrar en casa por el lado mas corto un mes.

Unos antes, otros después como ha sido mi caso, comenzamos a darnos cuenta de lo que realmente es el confinamiento. Los primeros quince días son todo aplausos, música, cocinar y novedades, muchas novedades. ¡Qué divertido, estamos en casa encerrados!

Una vez más encontramos el símil con una carrera de larga distancia. Al principio son todo risas, vemos el amanecer o es de día, tenemos fuerza en ocasiones descontrolada (ya veo menos vecinos aplaudir cada tarde a las 20) y vemos esa meta muy cercano. 

 Ahora empieza el confinamiento, ahora comienza el ultra en su esencia. Ahora es cuando debemos apretar los dientes, gestionar nuestras fuerzas y mantener esa cabeza ocupada como tantas y tantas otras veces lo hemos hecho cuando nos ha caído la noche en ese sendero, solos, tú y tus pasos al compás de los bastones a falta de 20 kilómetros a meta con las pupilas dilatadas. 

En este momento, comienza el confinamiento.