UTSB 2017 o llega como puedas…

Manu_Hurtado_UTSB

Llámalo agua, ríos, barro, bastones doblados, lesiones… Si hay una carrera que ha dado lugar a todos esos puntos ha sido la edición 2017 de Ultra Sierras del Bandolero

Meses previos 

Nos vamos meses atrás, allá por el mes de noviembre cuando nos disponemos a crear nuestra propia tumba comenzando con la planificación de cara a Ultra Sierras del Bandolero con una lesión.

Para ello, me pongo en manos de Nomaslesiones sabiendo que podemos sacar provecho con métodos de entrenamiento distintos a lo que veníamos haciendo y como no, con el objetivo de salir de la lesión. Y chapó, lo conseguimos, un bloqueo de cadera me estaba provocando ciertas dolencias en la rodilla izquierda que con un trabajo multidisciplinar entre Toni de Podum, Dani de Kinesia  y José Luis de Nomaslesiones salimos adelante, aunque me pierdo la primera cita que tenía pendiente, Media Maratón de Córdoba, con objetivo de no forzar y seguir en la planificación con objetivo Ultra Sierras de Bandolero.

Pasan el mes de diciembre creando un entrenamiento base de fuerza funcional, natación, ciclismo y pequeñas muestras de carrera a pie, no queríamos recaer y desde luego lo estábamos consiguiendo. ¡Esto funciona! Nos vamos animando con el objetivo de Bandoleros y vemos más cercano llegar al 100%. Pero que ocurre que en el momento de aumentar el volumen de carrera a pie a final de enero, principios de febrero, aparece otro tropiezo en la planificación, molestias en el pubis, vuelta atrás al trabajo multidisciplinar y Jose Luís (Nomaslesiones) con reestructuración… Una serie de vaivenes que nos va mermando en lo que a motivación se refiere, las dudas se adueñan.

En un arranque de atrevimiento durante el mes de febrero parecen desaparecer la molestias, un par de entrenos largos de carrera a pie.. ¡Señores, esto funciona, vámonos para Prado del Rey!

Semana previa 

Serían los nervios, las ganas, esa motivación extra que te proporcional una prueba tan mítica como UTSBMeteo_Manu_Hurtado que nos vemos haciendo la carrera de nuestra vida.. “Joder, si hemos levantado cabeza durante meses atrás con idas y venidas de lesiones, hemos conseguido salir de todo esto estoy seguro que llego a ser finisher de mi prueba, mis montañas que a día de hoy me tienen el corazón conquistado “. 

Se une un invitado a la épica, llega la climatología en su máximo exponente. Hablan que los enamorados de la Semana Santa hacen uso de todo tipo de webs meteorológicas durante la semana previa a su semana grande, en este caso me temo que cientos de personas estuvimos enchufados a estas webs. La cosa pintaba mal, pero confiados. Material de agua en su máximo exponente, tiramos de estrategias, cambios de ropa con la asistencia de la familia, etc. Todo salía a pedir de boca.

 

La carrera… o llámalo, llega como puedas. 

El viaje de camino a Prado del Rey ya nos iba avisando de lo que viviríamos durante un fin de semana épico para algunos, desastroso para otros o de aprendizaje para otros tanto más.

Los más atrevidos ponen marcha a la nueva distancia, pero con misma magia, de 166 kms o lo que es lo mismo 100 millas viernes tarde con breves destellos de sol pero con un diablo entre sus cimas con agua, granizo, nieve, barro…

Ya al amanecer el sábado, nada más abrir los ojos y mirar el móvil lo primero que leo son retiradas deUtsb_Manu_Hurtado muchos compañeros por hipotermias, caídas y mucho más. Primer hachazo del día, pero bueno, es la montaña, estamos preparados… ¿quién dijo miedo? ninguno, pero si respeto.

Ya en el cajón de salida se observa de todo, risas nervios, bromas para aliviar, caras de miedo, respeto y de no respeto, sí, con la meteorología que había teníamos “corredores” en manga corta, cada cual sabrá. En mi caso, pantalón y chaqueta impermeable, que menos.

3, 2, 1.. ¡Chito nos da la salida! Pero no sin antes teniendo claro que hoy llegarán los más persistentes, hoy no hay crono ni ritmos, hoy solo llegar era el comentario protagonista del día, además del tiempo, no nos olvidemos.

1º punto, El Bosque, 11 kms para el primer avituallamiento. Disfrutamos al 100%, encuentros con grandes amigos de la zona, comentamos la jugada del día mientras la lluvia nos empapaba, pero bueno.. ¡Nos gusta! Y para colmo el ritmo es al igual que el año pasado, no nos duele nada. “Persistente Manuel”, me decía una y otra vez… Hasta que llegó el primer cortafuegos tras el avituallamientos.. Terminamos y ya aparece una leve molestia en los lumbares, pero no le hacemos caso.. “bah, será que aún estamos fríos”, “las piernas funcionan”.. Pero entre tanto y tanto esas molestias van aumentando, haciéndole más caso del merecido, solo mirábamos senderos y dolor.. Comenzaba el duelo mental, y no con la meteorología.

Segundo cortafuegos previo al 2º avituallamiento  y aquí llega, aquí nos dio el maldito y odiado dolor de pubis… “¡NO JODER!”  grité entre lágrimas, sólo, sin nadie a mi alrededor, rodeado únicamente de niebla y lluvia… Me había ganado por primera vez una lesión en una carrera, no había vuelta atrás, estábamos a 5 kms del avituallamiento y dolía, dolía mucho. Solo nos quedaba andar con dorsal en mano. La decisión estaba tomada.. 25 kms y 1000+ fueron mi Ultra Sierra de Bandoleros.

Bandoleros… Esto no ha quedado aquí, voy a por el desempate.

PIC: Prozis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *