La Verea – Capítulo 6 – El desierto carmesí